21 febrero 2016

Una sirena en mi casa | Una experiencia sin explicacion

Esta historia es la única situación en mi vida en la que me he topado con un hecho inexplicable, hasta antes de ese día, yo era un completo escéptico, pero después de ese día, estoy abierto a muchas posibilidades.
Voy a darles el contexto y tratare de ser lo mas detallado posible con lo que me sucedió.

Un fin de semana fui a visitar a mi padre, como normalmente sucede, nos pusimos a discutir sobre religión, ya que el siendo un estudiante de los Testigos de Jehova, nunca le ha parecido mi forma de llevar la vida y no es que lleve una vida loca, simplemente la llevo alejada de todas las situaciones religiosas en las que el cree, entonces ese día ya para finalizar nuestra discusión, en la que sinceramente disfruto molestarlo, le dije:
- Mira Pa', ni dios, ni el diablo existe, es mas, sabes como creería en dios? Si un día se me aparece el diablo, o cualquier alimaña que venga de parte del diablo, ese día, podre creer que si hay algo malo, entonces también existe algo bueno.
Y me contesto: 
- El diablo no se te aparece, por que ¡Tu eres el diablo! [con tono burlesco] 
Los dos reímos y ya seguimos a otra cosa, ese día.
Por la madrugada del día siguiente, eran las 5 AM, ya en mi casa, era una noche normal, una noche de sábado, me encontraba durmiendo en la planta alta de mi casa con mi compañera de vida, cuando algo interrumpió mi sueño, era un canto, un canto suave de una voz aguda, no era un canto de alegría, se asimilaba un canto, como el de una madre que le canta a su hijo para dormirlo.
Yo en mi posición de escéptico, empece a formular situaciones que podrían propiciar ese canto cerca de mi casa, pero nada encajaba.

  1. No puede ser el de alguna madre con su hijo, al rededor de mi casa, solo tenia 2 vecinos, ninguno con hijos pequeños bebes, ademas de que esa noche especifica una vecina no se encontraba en su casa.
  2. El canto era cerca, o al menos se escuchaba muy claro, no podía ser de otra cuadra o lejos de mi casa por que con claridad podía escuchar la melodía de la mujer, yo con ventanas cerradas, lo podía escuchar bien.
  3. No era un canto de parranda, no era un canto de una mujer borracha de sábado por la noche, aun que lo estaba deseando.
Entonces solo quedaban cosas raras por descubrir, pero aun nada sobre natural, podría ser alguna señora sentada en la planta baja de mi casa, cantando, alguna señora loca, o no se, algo completamente normal, pero que en la penumbra de la noche suene tenebroso.
En eso estaba pensando, cuando mi compañera de vida, me habla y me dice:
- Estas escuchando?
- Si
- Que es?
- No se, pero se escucha bien gacho.
- Ya tengo rato escuchándolo.
- Yo también, voy a ir a ver a los niños a la otra recamara, tal vez Tania, esta de sonámbula.

Cuando me paro a revisar, el ruido cesa.

Eso enchino mi piel, rápido fui a revisar la otra recamara, mis hijos estaban dormidos, y con cautela fui bajando las escaleras, esperando encontrarme a una señora en la calle o algo, nada, no había nada, ni abajo, ni en la mecedora como en las películas de terror.

Volví a subir a mi recamara,
- No había nadie, los niños están bien.
- Entonces que se escuchaba?
- No tengo idea.
-Tengo miedo Daniel
- Yo también.
- Ve por los niños, tráelos a dormir con nosotros
- No, ya no se escucho nada y ya pronto amanecerá.

Derrepente... El ruido otra vez, la mujer cantando de nuevo, la misma tonada, la misma tranquilidad, a la misma distancia.
Miedo, miedo de nuevo en mi cuerpo.

[en voz baja] 
- Daniel! otra vez se escucha!
-  Ya se, shh, no hagas ruido, vamos a ver de donde se escucha.
- Parece que es de aquí afuera.
- Ya se, pero ya fui a fijarme y no hay nadie, ¡Que chingados sera!, Voy a ir a ver.

Justo cuando me paro, el ruido cesa nuevamente, mi compañera de vida, fue por los niños y los trajo a la cama con nosotros, nosotros nos quedamos expectantes, esperando a que el sonido apareciera de nuevo, pero ya no sucedió, nos dieron las 6:30 AM y el sol estaba saliendo.
Nunca supe que sucedió, nunca le encontré una explicación, tal vez fue la prueba que le pedía a papa para creer en algo bueno, nunca lo sabre, por que desgraciadamente solo fue un sonido.

Después escuche este relato, que la forma en que relata el entrevistado, donde comenta que la señora que lo seguía, no tenia pies y "brincaba a su techo" me acorde de mi historia. 




https://www.youtube.com/watch?v=BUeICTIZguI

8 comentarios:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Ese caso fue desmentido, pero la verdad es que es muy bueno, yo aun escucho el programa de la mano peluda por la radio en pleno 2016, aunque si no puedo lo busco en Youtube, igual encuentras casos viejso como este de Josue.

    La Mano Peluda Relatos 2016

    ResponderEliminar
  3. Me queda la duda si el canto que escuchaste fue como el de una sirena como lo dice el título de tu entrada. Lo comento por que lo que me ocurrió a mi es que un día estando durmiendo sólo en mi casa me despertó, literal, el cantó de una sirena y lo describo así por no encuentro otra forma de nombrarlo, un sonido que nunca había escuchado. El sonido era fuerte y agudo como si estuviera muy cerca de la ventana y se alejará por lo largo de la calle, lo escuche dos veces. Me dio un poco de miedo, recordé que estaba solo, le reste importancia y me volví a dormir, hasta la fecha nunca más lo he escuchado. Unos meses después por la noche me despertó mi esposa diciéndome que la había despertado el cantó de una sirena, no lo hemos vuelto ha escuchar. Mi teoría más lógica es que es algún animal en celo, pero no estoy seguro de lo que se trate. Vivo en el Valle de México alejado del mar, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mizrain, Pues no sabria decirte, yo digo sirena por que dicen que el canto de las sirenas es melodioso, es hermoso y que encantaba a los marinos. Pero de que se escucho tetrico, se escucho, hasta ahora no ha vuelto a suceder

      Eliminar
  4. Me queda la duda si el canto que escuchaste fue como el de una sirena como lo dice el título de tu entrada. Lo comento por que lo que me ocurrió a mi es que un día estando durmiendo sólo en mi casa me despertó, literal, el cantó de una sirena y lo describo así por no encuentro otra forma de nombrarlo, un sonido que nunca había escuchado. El sonido era fuerte y agudo como si estuviera muy cerca de la ventana y se alejará por lo largo de la calle, lo escuche dos veces. Me dio un poco de miedo, recordé que estaba solo, le reste importancia y me volví a dormir, hasta la fecha nunca más lo he escuchado. Unos meses después por la noche me despertó mi esposa diciéndome que la había despertado el cantó de una sirena, no lo hemos vuelto ha escuchar. Mi teoría más lógica es que es algún animal en celo, pero no estoy seguro de lo que se trate. Vivo en el Valle de México alejado del mar, saludos.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, te gusto, no funciono me la quieres rayar? me quieres besar?
Dilo!