Los precios de la canasta básica y de los camiones son una burla en Nuevo Leon